Alfa Romeo 33 Stradale: el auto más bello de todos los tiempos

Hay autos que tienen un valor inestimable porque se han construido en muy pocos ejemplares, otros que deben su estatus a su ingeniería sofisticada, otros que alcanzan la grandeza a través de sus destacadas.

Luego está el 33.

Un solo automóvil que combina sin esfuerzo todas estas características, junto con una más, normalmente una cuestión de opinión, pero en este caso aclamada por unanimidad: ¡el Alfa Romeo 33 no solo es hermoso, es sublime! Sin duda todos, dentro y fuera de la industria, lo reconocen como uno de los autos más bellos de todos los tiempos.

Solo se construyeron 18 de los 33 Stradale, y también es uno de los pocos autos de carretera que se creará después de la versión de carreras, heredando magníficas características tecnológicas, que cincuenta años después aún pueden poner en la sombra a los de los autos ultra sofisticados de hoy.

Podríamos examinar sus excelentes datos técnicos, como sus numerosos cilindros, su enorme potencia y su peso ligero … O enumerar todas las victorias logradas por las distintas versiones de carreras a partir del 12 de marzo de 1967 en Fléron, y las numerosas copas ganadas y trofeos que se llevaron a casa, un contribución duradera a la historia de las carreras de Alfa Romeo.

Pero lo que es casi imposible de describir, sin embargo, es su encanto cristalino, la quinta esencia de la belleza automotriz.

El equilibrio de las formas, la esencialidad de las líneas, la elegancia de cada mínimo detalle. Las muchas críticas y las miles de palabras escritas en 50 años, o las fotografías brillantes del coche en una vista de 3/4, con las puertas de mariposa abiertas, la parrilla estilizada pero perfecta, las llantas exclusivas o cualquier pequeño pero imprescindible detalle, no son suficientes para transmitir su impacto.

Para apreciarlo y enamorarte de inmediato, necesitas verlo en vivo.

El "Tipo 33" fue un proyecto muy extenso y muchos ejemplares bellamente conservados se exhiben con orgullo en el Museo Alfa Romeo en Arese, incluidas las ilustres versiones de carreras y variantes originales derivadas de estudios de diseño de la época.

Cuatro modelos estuvieron detrás de una década de victorias en la categoría Sport Prototype.

El primero fue el 33/2 Daytona en configuración coupé, con el motor V8, cilindrada original de 2 litros y una potencia máxima de 270 caballos: en 1968 logró un resultado 1-2-3 en las 24 Horas de Daytona y ganó el Campeonato del Mundo en su categoría.

Luego vino el 33/3, con el V8 ampliado a 3 litros y la potencia aumentada a 400 CV: en 1971 ganó ocho de las nueve carreras en el World Sports Prototype.

El 33 TT12 llegó en 1973, con el V8 reemplazado por un motor de 12 cilindros y 3 litros que desarrollaba 500 caballos de fuerza: siguieron tres años de victorias, que culminaron con el título del Campeonato Mundial de Marcas de 1975 .

La última incorporación a la gama fue el 33 SC12 Turbo, con un motor biturbo de 12 cilindros, 2134 cc y 640 CV. Arturo Merzario debutó en Salzburgo en 1977.  El Campeonato ya lo había ganado, con clara supremacía, la versión sin turbo.

Los diseñadores de la época dieron su interpretación enriqueciendo el proyecto 33: Bertone, primero con el Carabo (1968) y luego con el Navajo (1976); Italdesign con la Iguana (1969); y Pininfarina, con el 33/2 Speciale coupé (1969) y Cuneo spider (1971).

Pero lo más destacado de todos es el prototipo, también de Scaglione, que abrió el camino a la llegada de la versión definitiva, ofreciendo un anticipo completo y ejemplar de su línea e identidad estilística.

Passione senza tempo.

Leer más
Abrir chat
Contacta ahora a un ejecutivo y cotiza tu próximo Alfa Romeo.